6 Familias felices con costumbres diferentes

1. Cada miembro elige ser parte de la familia.

En primer lugar, la familia no siempre es de sangre. Son las personas en tu vida que aprecian tenerte en la suya – los que te animan a mejorar de manera saludable y emocionante, y que no sólo abrazan lo que eres ahora, sino que también abrazarán lo que quieres ser. Los miembros de la familia pueden ser tus mejores amigos. Y los mejores amigos, estén o no relacionados contigo por lazos de sangre, pueden ser tu familia.

La familia se construye con amor; no está determinada por certificados de matrimonio, papeles de divorcio o un documento de adopción. Las familias crecen desde el corazón, a través del amor y el respeto mutuo. La única vez que la familia se anula es cuando se cortan los lazos del corazón. Si cortas los lazos, esta gente no es de tu familia. Así que construye y mantén lazos con las personas correctas y aliméntalas con amor todos los días de tu vida.

2. Los miembros de la familia hacen todo lo que pueden por los demás.

Los lazos familiares están ligados con el amor verdadero, y el amor verdadero involucra atención, conciencia, disciplina, esfuerzo, y ser capaz de cuidar de alguien y sacrificarse por él, continuamente.

Si quieres saber lo que es una familia sana, es una en la que cada miembro de la familia se despierta cada mañana y dice: “Esto vale la pena”. Todos vosotros valéis la pena. Estoy feliz de que estés en mi vida.” Se trata de sacrificio. Se trata de saber que algunos días tendrás que hacer cosas que no te gustan para hacer sonreír a la gente que amas, y sentirte perfectamente encantado de hacerlo. Eso es lo que significa “ser familia”.

3. La familia se mantiene unida en lo bueno y en lo malo.

Es muy fácil estar siempre en los buenos momentos y en las celebraciones pero también hay que estar en los malos momentos. En esos momentos que si estuvieras en esas situación también te gustaría que hubiera alguien ayudándote y guiándote.

Y recuerda, el tiempo lo es todo. Hay un tiempo para el silencio, un tiempo para dejar ir y permitir que tus seres queridos se lancen a su propio destino, y un tiempo para alegrarse por sus victorias, o ayudarles a recoger los pedazos, cuando todo haya terminado.

4. A cada uno se le permite ser fiel a sí mismo.

El anhelo más profundo de la naturaleza humana es la necesidad de ser apreciado tal como es. A veces tratamos de ser escultores, constantemente esculpiendo en los demás la imagen de lo que queremos que sean: lo que creemos que necesitamos, amamos o deseamos. Pero estas acciones y percepciones van en contra de la realidad, en contra de su beneficio y en contra del nuestro, y siempre terminan en decepción.

Recuerden, el fundamento del amor es dejar que aquellos que nos importan sean ellos mismos sin pedirles disculpas, y no distorsionarlos para que se ajusten a nuestras propias ideas egoístas de quiénes deberían ser. De lo contrario, sólo amamos nuestras propias fantasías y, por lo tanto, perdemos por completo su verdadera belleza.

5. Cada uno se responsabiliza de su propia felicidad.

La felicidad es una elección que viene de dentro. Ser feliz no significa que todo sea perfecto, significa que has decidido mirar más allá de las imperfecciones. Hay elecciones que puedes hacer todos los días para sentir los efectos de la felicidad. Elige hacer algo significativo. Elige cuidar de su cuerpo. Elige estar rodeado de las personas adecuadas. Elige una buena actitud. Elige expresar gratitud. Elige perdonar. Elige concentrarse en lo que tiene, no en lo que no tiene.

Comienza hoy asumiendo la responsabilidad de tu propia felicidad. La elección es suya. Tu familia puede mantenerte, pero no pueden elegir la felicidad por ti.

6. La verdad se mantiene y las promesas se cumplen.

Engañar y mentir no son luchas, son razones por las que las familias se separan. Porque las grandes cosas se desmoronan fácilmente cuando se mantienen unidas con mentiras.

La verdad es que las relaciones no duelen. Mentir, engañar y retorcer la realidad hasta que juegue con las emociones de alguien es lo que duele. Las promesas lo significan todo, pero después de que se rompen, pedir perdón no significa nada (al menos inicialmente). Así que nunca te metas con los sentimientos de alguien sólo porque no estás seguro de los tuyos. Si no estás seguro de alguna manera, asegúrate de decirlo. Siempre hay que ser abierto y honesto. Y recuerda que cuando la verdad es reemplazada por el silencio, el silencio también se convierte en una mentira.

 

Leave a Reply