Los padres también nos podemos enfermar?

Podríamos decir que después de 2 meses del inicio de la guardería y de P3 en la escuela, se confirma que tener dos chiquillos en casa altera el derecho a estar enfermo de los progenitores. Quince días después de comenzar la guardería, primera fiebre. No pasa nada, paras el periodo de adaptación, el niño en casa 3 días y vuelta a empezar. Una semana después, el grande, primera fiebre y 3 o 4 días más en casa. Al cabo de 15 días, cuando ya han pasado unos 20 de la fiebre del pequeño, vuelve: 3 días más en casa con fiebre … Y esto se ha repetido cíclicamente el segundo mes. Es decir, ya llevamos 4 tandas de fiebre, primero uno y luego el otro. De las 4 veces, en ninguna de ellas ni la madre ni el padre no hemos llegado a tener fiebre, pero en dos si que hemos sido “afectados” por el virus, primero uno y luego el otro. Pero coincidía justo los días que los niños ya estaban bien. Por tanto a nivel de calendario, podríamos decir que llevamos dos meses, ahora tú, ahora yo, ahora el otro … sin parar.

Pero el punto de todo esto es que mientras ellos están enfermos, se quedan en casa y alguien los cuida 24 horas al día (porque claro, tienes que ponerte una alarma a las 2:30 por si la fiebre vuelve a pasar de los 39 , 5º), tú no te puedes quedar casa a descansar. Cuando ellos están bien hay que llevarlos a la escuela, recogerlos, hacer la cena, poner la lavadora, la compra, etc.

Con 30 años largos (o casi 40) conoces bastante bien tu cuerpo y sabes que según qué resfriados o virus sólo requieren 24 horas de reposo y adelante. Recuerdas aquellos tiempos donde después de todo un día en la cama, conseguías hacer una dormida larga y al día siguiente recuperado casi del todo. Pero como ahora no tienes este espacio-tiempo, no te acabas de recuperar del todo y pasas 10 días arrastrándote y cansado; muuuy cansado.

No sé si un nuevo servicio de la asociación de familias de la escuela podría ir en esta línea y ayudar a los padres y madres a recuperarse lo más rápidamente posible ofreciendo un espacio y tiempo de descanso a quienes lo necesiten.

Leave a Reply